Cámaras Térmicas, protagonistas en el nuevo escenario de la seguridad

0
25

Tras el brote de la pandemia de coronavirus, el mercado de tecnologías de detección de temperatura rápidas y masivas, incluidas las destinadas a mediciones de temperatura corporal, podría registrar un enorme crecimiento no planificado. Según lo que hemos visto hasta ahora, es muy probable que la crisis global cambie nuestra comprensión de la importancia de los sistemas de imágenes térmicas.

Incluso antes del estallido de la actual crisis económica y de salud, los pronósticos para las cámaras térmicas eran optimistas. Se esperaba que el mercado global de escáneres térmicos alcanzara los $ 6.7 mil millones para 2025, con un crecimiento del 10.3%. Estos son los datos del informe sobre el estado de este mercado desde 2019 hasta 2025.

Paralelamente a la creciente demanda de soluciones de seguridad avanzadas, la rápida urbanización en todo el mundo está conduciendo a un mayor crecimiento de la industria mundial de escáneres térmicos y cámaras. Los escáneres térmicos infrarrojos pueden, por ejemplo, detectar la radiación infrarroja absorbida pasivamente por los objetos. 

En función de su capacidad para instalarse fácilmente en cámaras, resistir interferencias y ofrecer funciones de detección avanzadas en todas las condiciones climáticas, los escáneres térmicos infrarrojos ahora se utilizan en investigación y vigilancia militar. Los factores clave que impulsan el crecimiento de este mercado incluyen la creciente demanda de detección masiva y rápida de la temperatura corporal de los pasajeros en los aeropuertos, grandes inversiones en las industrias de aviación y defensa, y el mayor uso de escáneres térmicos en la industria automotriz.

Sin embargo, un evento clave que podría cambiar este mercado para siempre es el estallido de la pandemia mundial de coronavirus a principios de 2020. Los sistemas avanzados de imágenes térmicas pueden detectar la presencia de fiebre causada por gripe y neumonía en una gran cantidad de personas al mismo tiempo. Sus características principales incluyen inspección rápida sin contacto de todo el cuerpo, monitoreo de grandes áreas y distancias, alarmas inteligentes y alta precisión de mediciones de temperatura elevada. Las cámaras térmicas han estado en la primera línea de la lucha contra el coronavirus durante meses, al tiempo que atraen una mayor atención tanto de los fabricantes como de los usuarios finales.

Al final del día, el uso de cámaras térmicas para combatir el coronavirus no cambiará su propósito básico. Su ventaja clave se refleja en la capacidad de admitir la instalación de un número menor de cámaras dentro de una instalación y garantizar el ahorro de dinero y tiempo en el proceso, particularmente en comparación con el uso de cámaras de videovigilancia convencionales. Debido a que tienen acceso a rangos de vigilancia más grandes, las organizaciones pueden colocar menos cámaras térmicas a lo largo del perímetro en comparación con lo que se necesita en el caso de las cámaras de luz visible y lograr los mismos o incluso mejores niveles de cobertura. Una menor inversión en infraestructura ahorra tiempo y recursos tanto para los usuarios finales como para los integradores de sistemas.

Además, los precios de las cámaras térmicas han caído significativamente en los últimos años y ahora están cada vez más cerca de los de las cámaras estándar. Todo esto está creando más espacio para su aplicación más amplia en todas las verticales. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here